Cloración salina en la piscina de una comunidad de propietarios

Compartir

Por: Departamento de Marketing de Innowater

Muchas comunidades de propietarios cuentan en sus instalaciones con un espacio reservado para la piscina y todo lo que esta conlleva: un cuarto para la depuradora, baños, etc. Si las construcciones son nuevas, es muy posible que desde un primer momento se opte por la instalación de un clorador salino como solución para la limpieza y desinfección de la piscina, pues de esta forma se ahorran muchos problemas para los vecinos que vivan en el futuro. Pero también existen comunidades de vecinos ya construidas que desde el principio tienen instalado un sistema de limpieza y desinfección a través de cloro químico y, ahora, se plantean cambiarse a la cloración salina para conseguir una gran mejora en su piscina. Este es el caso del artículo de Innowater.

En Pozuelo de Alarcón (Madrid) existe una comunidad de propietarios construida hace más de 20 años y con casi 200 viviendas. Cuenta con una piscina en forma de L utilizada en verano por una media de 100 personas diarias, llegando algunos días a los 150 bañistas, en su mayoría familias con niños.

Esta piscina se mantenía con cloro químico, consumiendo entre 1.000 y 1.500 L de ese producto cada 15 días, lo que le suponía tener instalado dos depósitos de 1.000 L, con una recarga a través de camión cisterna. Tanto el proceso de recarga de las cisternas, como el almacenaje del cloro químico y la manipulación, producía gases y olores muy desagradables y dañinos, que suponían un continuo peligro para las personas que lo manejaban.

Todo ello, unido a la cantidad de espacio que ocupa el proceso químico, el elevado precio que hay que pagar a lo largo de la temporada para reponer el cloro químico y las continuas quejas de los vecinos por los olores y los efectos negativos que el cloro provoca en los bañistas, se convirtieron en una lista larga de razones por la que la empresa de mantenimiento de la comunidad, Olaqua, recomendó a la comunidad de vecinos que se pasara a la cloración salina para mejorar todos esos problemas.

Solución Innowater

Para ello contactaron con Innowater, fabricante nacional de cloradores salinos, y juntos plantearon el proyecto de cambio. En líneas generales, la cloración salina es un método de tratamiento en el cual el cloro es obtenido directamente del agua a tratar gracias a un proceso electrolítico. Esta técnica evita el uso de productos químicos añadidos y se adapta especialmente al tratamiento de agua de las piscinas aportando numerosas ventajas con respecto a la cloración convencional. En particular, el agua tratada con cloración salina es de una calidad superior y presenta una transparencia característica. El sistema trabaja de forma automática y evita la compra y manipulación de productos de cloro.

En este caso concreto, lo primero fue determinar los datos fundamentales para establecer cuál era el clorador salino que mejor se adaptaba a esta piscina. Al estudiar los metros cúbicos de agua que tiene, no solo la piscina, sino también el vaso de compensación, analizar la afluencia de bañistas que tiene a lo largo de la temporada, y determinar el clima y temperatura, se estableció que la mejor solución para esta piscina era la instalación de un clorador salino industrial de capacidad alta SMC 500.

Con este clorador, la comunidad de propietarios dejó de utilizar el cloro químico en su totalidad, ya que la potencia del clorador es más que suficiente y está compensada para que la piscina esté en perfecto estado de limpieza y desinfección en todo momento, incluso cuando la piscina tiene el mayor número de bañistas usándola.

La instalación del clorador se produjo de forma rápida y fácil, ya que el cuarto de la depuradora que tiene esta comunidad es amplio y, por tanto, con espacio de sobra para el clorador y el resto de equipamiento necesario para el correcto tratamiento del agua de la piscina.

El SMC 500 de Innowater es un clorador salino de alta capacidad y rendimiento, aplicable en piscinas de capacidad elevada, como las piscinas de hoteles, de polideportivos, públicas y de grandes comunidades de propietarios y vecinos, como el caso de Innowater con este inmueble de Pozuelo de Alarcón. Las principales características de este clorador salino industrial son:

  • Producción de 500 g Cl2/h.
  • Consumo eléctrico máximo de 2,24 kW.
  • Caudal mínimo de 30 m3/h.
  • Instalación en skid compacto con células integradas.
  • Fuente de potencia estanca de alto rendimiento con control electrónico de intensidad a prueba de sobrecargas.
  • Electrónica de control y elementos de potencia protegidos en envolvente sin aberturas de ventilación e inmunes a atmosferas corrosivas.
  • Armario en acero inoxidable 316 altamente resistente a ambientes salinos.
  • Clorador totalmente programable con registro accesible de funcionamiento.
  • Interfaz de configuración sencilla mediante teclado y menús en pantalla.
  • Pantalla LCD retroiluminada.
  • Portaelectrodos y vaso en metacrilato de alta transparencia para rápida inspección, fácilmente accesibles.
  • Células compactas autolimpiables de bajo mantenimiento.
  • Conexión eléctrica de célula rápida mediante conector sin tuercas.
  • Bornes de célula intercambiables moldeados con material aislante.
  • Control por señal 4-20 mA (opcional).
  • Comunicación inalámbrica para dispositivos Innowater (opcional).

Beneficios

A partir de la instalación del clorador salino, todo han sido beneficios para la comunidad de propietarios, ya que han dejado de correr riesgos al tener que llenar los depósitos, manipular y almacenar el cloro químico. Este cambio les ha supuesto un ahorro considerable en los gastos de mantenimiento de la piscina durante la temporada, llegando a los 600 € de ahorro.
Además, la comunidad cumple ahora con la normativa municipal, ya que no necesita un cuarto más amplio para el almacenaje del cloro químico, contribuyen a cuidar el medio ambiente al no utilizar conservantes y estabilizantes, evitando la emisión de CO2 y, por último y casi lo más importante, es que los vecinos de la comunidad se han beneficiado de las ventajas saludables que ofrece la cloración salina, ya que han dejado de tener los ojos rojos y con picores, su piel y su cabello no están resecos y ya no tienen ese olor y sabor a cloro cuando se bañan y disfrutan de su piscina.

Para más información:

Innowater
Parque Empresarial Prado del Espino – C/ Herreros, 5
28660 Boadilla del Monte (Madrid)
Tel.: 910 228 544
info@innowater.es
www.innowater.es


Compartir
Publicar un comentario