Uso del agua de mar en piscinas - Aguamar

Uso del agua de mar en piscinas particulares y comerciales

Compartir

Por: Redacción Piscinas Hoy

Cataluña afronta una situación crítica ante la sequía hidrológica, lo que ha llevado a la Generalitat a aplicar el estado de emergencia de su plan especial, que afecta a la vida diaria de unos 6 millones de personas y a más de 200 municipios. Entre las medidas de este plan se contempla la prohibición de llenar piscinas total o parcialmente, con algunas excepciones, siendo las piscinas particulares las que mayor restricciones tienen. Del mismo plan de sequía se desprende que estas piscinas residenciales sí pueden llenarse con agua de mar, siendo una solución sostenible y de futuro para las restricciones de agua dulce en piscinas. Esta situación de sequía también ha permitido aumentar el conocimiento general de este tipo de agua y de las empresas que facilitan su servicio.

En concreto, el plan de sequía de la Generalitat de Catalunya marca, en su escenario de emergencia (el actual en Catalunya) y para las piscinas públicas, privadas y comunitarias (incluyendo las de establecimientos turísticos), lo siguiente:

  • Está prohibido el llenado total o parcial de todo tipo de piscinas. Solo se permite el rellenado parcial, utilizando agua en las cantidades indispensables para garantizar la calidad sanitaria y que dispongan de sistemas de recirculación de agua de:
    – Piscinas cubiertas inscritas en el censo de equipamientos deportivos de Generalitat de Catalunya y piscinas descubiertas de uso durante todo el año para la práctica deportiva federada, siempre que utilicen agua en las cantidades indispensables para garantizar la calidad sanitaria y apliquen medidas de ahorro equivalentes al volumen de agua empleada para el rellenado. Es obligatorio el cierre total de las duchas.
  • Está permitido el llenado total o parcial de:
    – Piscinas de uso terapéutico ubicadas en hospitales, residencias y centros de educación especial, y centros de la Xarxa de Serveis Socials d’Atenció Pública, así como también piscinas particulares destinadas al baño de personas que disponen de una evaluación del grado de discapacidad en la que consta que sufren alteraciones de conducta.
    – Piscinas de agua de mar: que se llenan y vacían con conexión a las redes de saneamiento (ya que pueden perjudicar el funcionamiento de las depuradora).

De todo ello se desprende que llenar piscinas, sobre todo particulares, con agua de mar es una alternativa factible y de las únicas alternativas que la Generalitat permite para resolver esta situación. ¿Pero, qué es el agua de mar y cómo afecta su uso en las piscinas, sobre todo particulares?

Uso del agua de mar en piscinas - Aguamar

Foto: Aquamarina Pools.

El agua de mar en piscinas y la talasoterapia

El agua de mar para piscinas es agua salada obtenida directamente del océano o el mar, que se utiliza como medio de llenado en piscinas destinadas al ocio, la terapia o la recreación. A menudo, se utiliza en instalaciones especializadas como centros de talasoterapia, centros de bienestar o complejos turísticos con fines terapéuticos y recreativos.

En el contexto de la talasoterapia, el agua de mar se ha utilizado durante siglos debido a sus presuntas propiedades terapéuticas y beneficios para la salud. La talasoterapia es una forma de tratamiento médico que se basa en el uso del entorno marino y sus elementos naturales, como el agua de mar, el aire marino, el barro marino y las algas marinas, con el objetivo de promover la salud y el bienestar. La propia Federación Internacional de Talasoterapia define talasoterapia como “un establecimiento de salud comunitario que aprovecha los beneficios de los elementos marinos [entre ellos el agua, pero no el único: algas, arena…] para fines de salud preventiva o de curación y supervisión médica”.

Si bien el término de talasoterapia se remonta a 1867 y proviene etimológicamente de la unión de dos palabras griegas (thalassa -mar- y therapeia -tratamiento o curación-), el aumento del turismo del wellness ha potenciado la aparición de estos espacios dedicados al bienestar. Algunos ejemplos de instalaciones de talasoterapia incluyen spas y centros de bienestar ubicados en zonas costeras, donde los clientes pueden participar en una variedad de tratamientos y actividades, como baños en piscinas de agua de mar, masajes con barro marino, inhalación de aire marino y envolturas de algas marinas. Y es que en general suelen situarse cerca del mar para poder extraer este tipo de agua y adecuarla a las necesidades de uso.

En este caso concreto, un experto en piscinas como la empresa Fluidra ya apunta que “la talasoterapia requiere de un diseño e ingeniería de cierta complejidad , pues debe garantizar que la naturaleza y las propiedades del agua de mar en las que se basan estas instalaciones no quedan desvirtuadas. Por ello, a menudo estas instalaciones pueden disponer de un circuito abierto, evitando así la necesidad de un tratamiento de agua que lleve a cabo su filtración y desinfección. En el caso de no disponer de un circuito abierto, las renovaciones frecuentes del agua de los vasos de piscinas y vasos de hidroterapia facilitan que las propiedades positivas del agua marina permanezcan intactas”.

Vertidos y normativas

En España, al igual que en muchos otros países, existen normativas y regulaciones relacionadas con el vertido de aguas saladas al medio ambiente o al alcantarillado público. Estas normativas están diseñadas para proteger los ecosistemas marinos y costeros, así como para garantizar la calidad del agua y la salud pública, además de las instalaciones receptoras como las estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR).

Por tanto, para cumplir con las regulaciones ambientales, las instalaciones que utilizan agua de mar pueden necesitar implementar sistemas de tratamiento y reciclaje del agua para reducir la cantidad de agua salada vertida al medio ambiente. Esto puede implicar el uso de tecnologías de filtración, desalinización y purificación para eliminar los contaminantes y la sal del agua antes de su descarga. Las instalaciones que utilizan agua de mar también pueden estar sujetas a regulaciones sobre la gestión adecuada de los residuos generados durante el tratamiento y mantenimiento de las piscinas. Esto puede incluir la disposición adecuada de productos químicos, materiales de limpieza y otros desechos relacionados con el mantenimiento de la piscina.

Así mismo, antes de utilizar agua de mar en piscinas o centros de talasoterapia, es posible que sea necesario obtener autorizaciones y permisos específicos de las autoridades locales o regionales responsables de la gestión del agua y el medio ambiente. Estas autorizaciones pueden incluir requisitos para demostrar que se cumplen ciertos estándares de calidad del agua y prácticas de gestión ambiental.Y finalmente, en algunos casos, las normativas ambientales pueden imponer restricciones estrictas sobre la cantidad y el tipo de agua salada que se puede verter al medio ambiente, lo que puede limitar la viabilidad del uso de agua de mar en ciertas aplicaciones.

En el caso de las piscinas, según Ramón Vizcaino, gerente de Vizmaraqua, “algunos municipios, llegado el caso, prohíben el vertido de esta agua a la red de saneamiento por su alto contenido salino. Como solución y en aras a nuestra experiencia, insisto, llegado el caso, se trata de hacerlo de una forma diluida aprovechando lluvias que enriquecen, en esos momentos, el caudal municipal, evitando así la muerte de bacterias que depuran el agua en las EDAR construidas a tal fin”.

Desde Fluidra se insiste que “una vez el agua marina está en las instalaciones de talasoterapia, si el circuito es cerrado, esta deberá ser filtrada utilizando filtros de arena, desinfectada con cloro e, idealmente, equipos de UV. Así mismo, el equipamiento que realice el tratamiento del agua marina deberá ser fabricado en plástico, fibra de vidrio, materiales resistentes a ambientes marinos y de radiación. Otra opción, aunque menos recomendable, es utilizar elementos metálicos con tratamientos epoxi de alta calidad, evitando así la corrosión. Acotando que, no existe un listado específico de materiales para estos casos. Además, los elementos de la sala técnica y los que entran en contacto con el agua no son los únicos susceptibles de ser corroídos por el agua de mar: cualquier elemento en la instalación e iluminaciones, entre otros, deben ser vigilados para evitar este problema. Finalmente, es necesario prestar atención cuidadosa a los problemas de sedimentación y de entrada de sólidos junto con el agua, además del pH, que en el caso de agua de mar ha de controlarse de forma metódica”.

En definitiva, la talasoterapia supone una instalación acuática delicada, con su propia idiosincrasia, que debe ser vigilada para garantizar que las propiedades del agua del mar y demás elementos contribuyan al bienestar de los usuarios, y para que los sistemas de tratamiento funcionen correctamente a lo largo de la vida útil de la instalación. Por ello, si bien llenar una piscina particular con agua de mar puede ser una opción interesante en ciertas circunstancias, no deben olvidarse sus ventajas e inconvenientes.

Uso del agua de mar en piscinas - Aguamar

Esquema: MasQue Iniciativas.

Ventajas e inconvenientes del agua de mar

Llenar una piscina con agua de mar puede ofrecer algunas ventajas, como costes reducidos y menor impacto ambiental, pero también presenta desafíos importantes, como corrosión, acumulación de sal y requerimientos especiales de filtración y tratamiento. Antes de tomar una decisión, es importante evaluar cuidadosamente los factores mencionados y considerar si esta opción es adecuada para las necesidades y circunstancias específicas de la piscina en cuestión.

Las principales ventajas son:

  • Coste. Si la piscina se encuentra cerca de la costa, el llenado con agua de mar puede ser más económico que utilizar agua dulce, ya que no se incurre en los costos de transporte y tratamiento del agua dulce.
  • Menor impacto ambiental. Al utilizar agua de mar en lugar de agua dulce, se reduce la demanda de agua dulce, lo que puede ayudar a conservar los recursos hídricos dulces limitados y a mitigar el impacto ambiental asociado con la extracción y el tratamiento de agua dulce.
  • Mantenimiento de la temperatura del agua. El agua de mar tiende a mantener temperaturas más estables en comparación con el agua dulce, lo que puede ser beneficioso para mantener una temperatura confortable en la piscina, especialmente en climas cálidos.
  • Experiencia de baño diferente. Nadar en agua de mar proporciona una experiencia diferente a la de nadar en agua dulce, ya que el agua de mar tiende a ser más salada y densa, lo que puede afectar la flotabilidad y la sensación en el agua.
Uso del agua de mar en piscinas - Aguamar

Foto: Aquamarina Pools.

Y sus principales inconvenientes, y algunas soluciones, son:

  • Corrosión y daños a los materiales. El agua de mar es corrosiva y puede dañar los materiales utilizados en la construcción de la piscina, como el acero, el hormigón y los revestimientos, lo que puede requerir un mantenimiento más frecuente y costoso. Como solución, se propone el uso de materiales altamente resistentes a la corrosión marina, como el acero inoxidable 316L, el titanio o materiales compuestos de fibra de vidrio reforzados con resina epoxi. También aplicar recubrimientos protectores específicos que sean resistentes a la corrosión y la abrasión, como pinturas epoxi, poliuretano o poliurea, para proteger las superficies metálicas expuestas al agua de mar. Y no olvidarse de un mantenimiento preventivo. Realizar inspecciones regulares de las superficies metálicas y estructuras de la piscina para detectar signos de corrosión, y aplicar tratamientos preventivos, como pinturas anticorrosión o recubrimientos de protección, para mantener la integridad estructural y prolongar la vida útil de los materiales.
  • Acumulación de sal. Con el tiempo, el agua de mar puede provocar una acumulación de sal en la superficie y alrededor de la piscina, lo que puede causar problemas estéticos y degradar las estructuras circundantes si no se maneja adecuadamente. Como solución, se recomienda instalar sistemas de filtración diseñados específicamente para eliminar la sal y otros contaminantes del agua de mar, como sistemas de ósmosis inversa o sistemas de intercambio iónico, que pueden eliminar eficazmente la sal y mantener niveles óptimos de salinidad en la piscina. También realizar drenajes parciales periódicos de la piscina para eliminar el agua salina acumulada y reemplazarla con agua fresca (si es posible), manteniendo así niveles adecuados de salinidad y evitando la acumulación excesiva de sal en la piscina.
  • Requerimientos de filtración y tratamiento especiales. El agua de mar requiere sistemas de filtración y tratamiento específicos para eliminar la sal y otros contaminantes, lo que puede aumentar los costes operativos y de mantenimiento de la piscina. Como solución, se recomienda invertir en equipos de tratamiento avanzados, como sistemas de filtración de múltiples etapas con prefiltración, filtración de membrana y desinfección UV, que pueden eliminar eficazmente contaminantes, microorganismos y sal del agua de mar, produciendo así agua limpia y segura para la piscina. Y, por supuesto, realizar un mantenimiento regular de los equipos de filtración y tratamiento, incluyendo la limpieza y calibración de los componentes, para garantizar un funcionamiento óptimo y eficiente de los sistemas de tratamiento y evitar problemas de calidad del agua.
  • Irritación en la piel y los ojos. La alta concentración de sal en el agua de mar puede causar irritación en la piel y los ojos de algunas personas, especialmente si la piscina no se mantiene adecuadamente equilibrada en términos de pH y alcalinidad. En este caso, como posible solución es primordial actuar en el equilibrio químico del agua: monitorear y ajustar regularmente los niveles de pH, alcalinidad y dureza del agua para mantener un equilibrio químico adecuado que minimice la irritación en la piel y los ojos causada por el agua de mar, evitando así niveles excesivamente altos de salinidad y desequilibrios químicos. También es posible utilizar acondicionadores de agua específicamente diseñados para piscinas con agua de mar, que pueden ayudar a suavizar el agua y reducir la irritación en la piel y los ojos al neutralizar los efectos de la salinidad y mejorar la calidad del agua.
  • Limitaciones geográficas. Llenar una piscina con agua de mar solo es viable si la piscina está ubicada cerca de la costa, lo que limita la viabilidad de esta opción en áreas interiores o alejadas del mar. Por ello, si no es posible llenar la piscina con agua de mar debido a limitaciones geográficas, conviene evaluar otras fuentes de agua alternativas que puedan ser más accesibles para llenar y mantener la piscina.
Uso del agua de mar en piscinas - Aguamar 7

Experiencia empresarial

Àngels Ruiz, responsable de Piscinas de Aqua Marina Costa Brava, no duda de la seguridad del agua de mar para llenar tanto piscinas particulares como comerciales (hotel, camping…): “Si con seguro nos referimos al buen mantenimiento del sistema de la piscina, siempre recomendamos a los clientes que revisen, sobre todo, los motores y cloradores salinos. Los más modernos ya están adaptados a la salinidad del agua de mar (36 g/L), la cual es mas corrosiva que el agua salada (6 g/L). Lo más importante es que las piezas que sean susceptibles a corroerse se sustituyan por piezas de materiales no corrosivos (como acero inoxidable o plástico). También se tiene que tener en cuenta que el desagüe no vaya conectado al alcantarillado. El agua de mar que servimos no requiere de ningún tratamiento específico. El único proceso por el que pasa antes de llegar a la piscina es un filtrado. Entonces, una vez en la piscina, el sistema de la misma le proporciona un segundo filtrado exhaustivo en cuestión de pocas horas. Y por lo que se refiere a seguridad para la salud y para el bienestar, no hay ningún problema, ya que es exactamente la misma agua que se encuentra en el mar”.

Aquamarina Pools nace como una iniciativa para hacer frente a la situación de emergencia de sequía actual, proporcionando agua de mar para el llenado de piscinas en su zona más próxima: Girona y Barcelona. Cuenta con clientes particulares, comunidades de vecinos, cámpings y hoteles. Para estos casos, el servicio utiliza camiones cisterna de 24.000 litros, garantizando el cumplimiento de las normativas de la Agència Catalana de l’Aigua (ACA). “Principalmente nos regimos por la normativa actual del ACA, la cual nos permite realizar esta actividad. También contamos con permisos de captación, cisternas certificadas, una trazabilidad completa y un certificado oficial que entregamos a los clientes para que puedan acreditar, si es necesario, que el llenado de su piscina se ha realizado con agua de mar”, señala Ruiz. El coste del servicio “va sujeto a múltiples factores, así como la proximidad de la piscina a nuestro punto de extracción, la capacidad de la piscina y la dificultad de acceso con la que se puede encontrar el transporte. Es decir, el precio de la piscina no depende de la cantidad de agua, sino por la cantidad de viajes de las cisternas que requiera”, aclara.

MasQue Iniciativas es otra empresa que ofrece el servicio de agua de mar tanto a particulares y comunidades de vecinos como a piscinas de uso público de municipios, complejos deportivos o turísticos. La empresa dispone de todos los permisos necesarios para recolectar agua marina sin dañar el medio ambiente ni interferir con otras actividades marítimas. Mediante una planta móvil de filtrado y tratamiento, desplazada al lugar de extracción, elimina las impurezas y mejora la concentración de oligoelementos, sales minerales y otros nutrientes del agua. Una vez tratada, vitalizada y analizada, esta agua se transporta en camiones cisterna con todas las garantías de salubridad hasta la instalación de destino, teniendo una vida útil de hasta 6 años. Además, por su salinidad natural se reduce considerablemente el consumo de productos químicos ligados al mantenimiento de la piscina. Esta empresa, por ejemplo, fue la responsable de llenar las piscinas y spas que se expusieron en la pasada edición del salón Piscinas & Wellness Barcelona, unos 400 m3 de agua de mar.

El llenado de piscinas con agua de mar es una alternativa que no solo disminuye el consumo de agua dulce, sino que también aporta beneficios para la salud y el bienestar del usuario

Grupo Vizmaraqua, empresa que ofrece agua de mar de alta calidad procedente del Parque Natural Cabo de Gata (Almería), también aporta su experiencia a la persistente sequía que afecta España. Según su gerente, Ramón Vizcaino, “en respuesta a esta crisis, Grupo Vizmaraqua ayuda con su agua marina no solo a disminuir el consumo de agua dulce, sino también a que los usuarios de las piscinas puedan aprovecharse de los innumerables beneficios que el agua de mar puede ofrecer para su bienestar, que son muchos. De todos es sabido que el agua de mar, por su alto contenido en sales, además de nutrir más y mejor nuestra piel, sana y cicatriza cualquier eczema, herida o enfermedad de la piel, y posibilita respirar mejor dado que el agua inunda nuestras fosas nasales favoreciendo la eliminación de masa mucosa. No hay ninguna duda que bañarse en una piscina con agua de mar es tan seguro como hacerlo en el propio mar. Es más, es una forma natural y sostenible que posibilita el ahorro de un bien cada vez más escaso en esta España nuestra, que es el agua dulce”.

En su caso, Vizmaraqua capta el agua de mar en Almería. El punto exacto de extracción de Vizmaraqua se encuentra a 1.300 metros de la línea de costa, a una profundidad de 38 metros de profundidad y, la boca de succión a unos 6 metros del fondo marino. Tras su extracción, se somete a un proceso de tratamiento y calidad consistente en un proceso de filtrado en frío que garantiza un agua de mar purificada, libre de materia orgánica y polución, eliminando microplásticos y materia en suspensión. Este proceso está respaldado por las certificaciones ISO 9001, 14001 y 22000, un compromiso con la excelencia y la calidad inquebrantable. Vizcaino especifica que “el agua de mar, en su estado puro, está llena de vida (plancton, fitoplancton, etc.) que, al ser retirado de su hábitat natural, muere. Esta circunstancia estropea la propia agua de mar con cierta premura, así como también la ‘generosidad innata’ del ser humano de tirar al mar todas sus miserias. Todo ello crea una materia en suspensión (plásticos, microplásticos y vegetación -algas-) que hace conveniente someter el agua de mar a procesos de filtración, todos ellos en frío, para garantizar sus cualidades y beneficios, así como la vida útil de la propia agua. No es un proceso rápido, ni barato, pero sí necesario”.

El coste del servicio de Vizmaraqua “depende mucho de la distancia entre nuestros distintos puntos de captación y el punto de suministro. También, lógicamente, el volumen de suministro que se nos requiera”, apunta Vizcaino, quien añade: “En cualquier caso, nuestros precios oscilan entre los 130 y 150 euros el m3. Como ya he indicado, su tratamiento es costoso y la logística, también. Pero sus innumerables beneficios son indiscutibles”. Entre los clientes de Vizmaraqua se encuentran propietarios de piscinas privadas, hoteles e, incluso, “promotoras de renombre que están entregando casas con sus piscinas llenas de agua de mar. Todo ello como un plus de calidad”, añade. Y es que cada vez son más los usuarios que ven en el agua de mar una alternativa para el llenado de sus piscinas. “Todos ellos buscan cubrir una necesidad ante la sequía así como buscar una fuente de salud para sí y los suyos con las aportaciones que esta agua ofrece. Pero también hay que reconocer que, por la manifiesta enemistad que tiene el agua de mar con cualquier metal, los que entran en contacto con ella requieren de un poco más de mantenimiento”, concluye Ramón Vizcaino.

Uso del agua de mar en piscinas - Aguamar

Foto: Vizmaraqua.

Conclusión

Teniendo en cuenta que la sequía no es solo consecuencia de la falta de lluvia, sino también de una mala gestión del agua, puesto que el agua dulce ha sido gestionada como un recurso infinito sin tener en cuenta el valor que tiene para el planeta ni mucho menos la obligatoriedad de reducir su consumo, existen en el mercado alternativas al agua dulce para el llenado de piscinas. Entre ellas está el aprovechar un recurso infinito como es el agua de mar.

El agua de mar tiene ventajas para la salud por sus propiedades cicatrizantes y desinfectantes, entre otras, y también ventajas técnicas y ambientales. Entre las técnicas se encuentran que requiere mucho menos tiempo de mantenimiento o el ahorro de hasta un 90% en la compra de productos químicos, por citar algunas. Pero, sobre todo, tiene como ventaja ambiental que el uso de agua de mar es una forma evidente de suavizar la presión sobre los escasos recursos hídricos que existen, de forma que estos se puedan destinar a otros usos como el consumo o la agricultura, sobre todo en tiempo de sequía como el actual.


Compartir
Publicar un comentario