Sequía y piscinas - análisis y propuestas desde Cataluña 1

Sequía y piscinas: análisis y propuestas desde Cataluña

Compartir

Por: Redacción Piscinas Hoy

España en su conjunto está en situación de sequía meteorológica de larga duración desde finales de 2022, agravada sobre todo en Cataluña y Andalucía. Tanto desde las administraciones como el sector agrario, industrial y terciario urge la necesidad de tomar medidas para afrontar los desafíos hídricos del presente y el futuro en nuestro país, garantizando así la seguridad hídrica. El sector de la piscina no es ajena a esta delicada situación y se ha puesto a disposición de las administraciones públicas para defender sus intereses, entendiendo que el consumo de agua de estas instalaciones es mínimo en comparación con los grandes consumidores, que en España son la agricultura, el sector industrial y energético y el consumo doméstico. No obstante, analizando la situación en Cataluña, y que puede ser ejemplo para el resto de comunidades ‘secas’, el sector de las piscinas y de las instalaciones deportivas se sitúa entre los más afectados. Este artículo expone la situación en Cataluña y las posibles soluciones para combatir la sequía.

El Govern de la Generalitat de Catalunya ha aprobado varias medidas que pretenden mejorar la gestión del agua cuando se entre en fase de emergencia por sequía en el sistema Ter Llobregat. Este territorio incluye Barcelona y área metropolitana, Maresme, Vallè, Penedès y Girona, es decir, unos 6 millones de habitantes. El sector de la piscina y de las instalaciones deportivas se ve seriamente afectado, si bien condicionado al seguimiento de la emergencia según el Plan Especial de Sequía, que se activa cuando los embalses estén en el 16% de reservas.

En general, el Govern ha dado luz verde a tres acuerdos con el objetivo de aplicar modificaciones puntuales en su Plan de Sequía, acciones que afectan a los sectores deportivo y turístico, pero también al comercial, industrial o ganadero. Además, fija unos caudales de emergencia en los ríos Ter, Llobregat y Muga para preservar el volumen de aguas en los embalses y marca también unas medidas para los municipios que dependen del embalse de Darnius Boadella, en fase de emergencia desde septiembre de 2023.

En cuanto a la situación de sequía en Cataluña, Asofap apunta que “las restricciones aplicables a las piscinas no son proporcionales a su consumo de agua”, que tan solo es del 0,5%

Llenado de piscinas

En la fase de emergencia está prohibido el llenado total o parcial de todo tipo de piscinas, excepto en los siguientes casos:

  • En las fases de emergencia I y II, se permitirá el rellenado parcial de las piscinas cubiertas inscritas en el censo de equipamientos deportivos de la Generalitat de Catalunya, y de las piscinas descubiertas de uso durante todo el año para la práctica deportiva federada que dispongan de un sistema de recirculación del agua, en las cantidades indispensables para garantizar la calidad sanitaria del agua. Para ello, será necesario ahorrar un volumen de agua equivalente al empleado en el rellenado de la piscina mediante la aplicación de medidas de ahorro adicionales en la misma instalación deportiva, entre las que cabe incluir el cierre de las duchas. En emergencia II, además de las condiciones fijadas en la fase I, se procederá al cierre total de las duchas.
  • También se permitirá el llenado y rellenado de las piscinas de uso terapéutico ubicadas en hospitales, residencias y centros de educación especial, y centros de la Red de Servicios Sociales de Atención Pública, así como en piscinas destinadas al baño de personas que disponen de una evaluación del grado de discapacidad en la que consta que sufren alteraciones de la conducta.
  • En cuanto a las piscinas con agua de mar, se podrán llenar total o parcialmente siempre que se llenen y se vacíen sin conexión a las redes de abastecimiento ni saneamiento.

Aún no se han incorporado las posibles medidas de cara al verano en el Plan de Sequía. Está por ver si la Generalitat permitirá llenar piscinas de uso público y comunitario para que actúen como refugios climáticos, como sucedió el año pasado.

Si bien estas medidas flexibilizan las primeras intenciones del Govern sobre las piscinas deportivas, también es cierto que pasará factura al sector turístico. Es decir, las modificaciones introducidas en el decreto de sequía no tienen impacto sobre las piscinas privadas de hoteles y campings, manteniéndose la prohibición de rellenarlas durante las fases de emergencia. En cambio, las piscinas de uso deportivo, con la consideración especial para los jóvenes y los niños, podrán rellenarse siempre que cumplan las condiciones ya mencionadas. La única alternativa viable es llenarlas con agua del mar, una opción cara y que en algunos casos podría poner en riesgo el sistema de abastecimiento que no está preparado para este volumen de agua salada, incluidas las depuradoras.

Sequía y piscinas - análisis y propuestas desde Cataluña 5

Duchas en las playas e instalaciones deportivas

Se prohíbe la utilización de duchas y de instalaciones para la limpieza de pies en las playas y la celebración de actos lúdicos, públicos o privados, que comporten la utilización de agua susceptible de ser apta para el consumo humano, tales como las pistas de hielo temporales o de uso lúdico, las fiestas de la espuma, los juegos de agua o similares.

En caso de llegar a la fase de emergencia III (160 litros por habitante y día) en las unidades de explotación reguladas, y en estado de emergencia en las unidades de explotación no reguladas (las que dependen de pluviometría o acuíferos), se prohíbe la utilización de las duchas de las instalaciones deportivas.

El uso del agua para riego de jardines y zonas verdes, tanto de carácter público como privado, estará prohibido, salvo algunas excepciones en el escenario de emergencia I (200 litros/habitante/día) y II (180 litros/habitante/día) que se detallan a continuación:

• El riego público de supervivencia de arbolado y jardines botánicos se podrá llevar a cabo si se realiza con aguas regeneradas procedentes de depuradora o con aguas freáticas, siempre que no reduzca la disponibilidad de agua para el abastecimiento domiciliario.

• El riego debe llevarse a cabo en horas de baja insolación y emplearse la mínima cantidad de agua indispensable. Además, debe indicarse de forma visible el origen del agua empleada, haciendo constar de forma clara y expresa que es agua no potable. En caso de llegar a la fase de emergencia III, el riego con agua no potable solo se permitirá para la supervivencia de árboles de carácter singular o monumental.

• El riego de campos deportivos de césped natural (u otras superficies que requieran riego) para la práctica del deporte federado, se podrá llevar a cabo en la fase de emergencia I (200 litros/habitante/día), cuando se cumplan estas condiciones:

  • Emplear agua regenerada o aguas freáticas, después de comprobar mediante una evaluación hidrogeológica que no supone una reducción de la disponibilidad de agua para el abastecimiento domiciliario.
  • Ahorrar un volumen de agua equivalente al utilizado en el riego mediante la aplicación de medidas adicionales en la propia instalación deportiva. En caso de llegar a la fase de emergencia II (180 litros día por habitante), podrá garantizarse el riego con las mismas condiciones que la fase I, pero con el cierre total de las duchas.
Sequía y piscinas - análisis y propuestas desde Cataluña 3

Simplificando, los clubes que necesitan regar el césped o la tierra batida deberán actuar de forma similar: en fase 1 deberán compensar el agua gastada; en fase 2, cerrar las duchas, y en fase 3 no regar. El Consejo Catalán del Deporte será el responsable de delimitar el ámbito correspondiente al deporte federado y asimilado al federado.

En cuanto a las fuentes ornamentales, lagos artificiales y otros elementos de uso estético de agua, en emergencia está prohibido el llenado total o parcial, con la excepción de aquellas balsas que sirven de refugio de fauna en peligro de extinción y fauna destinada a la recuperación de las especies autóctonas en las masas de agua. En este caso, se podrán llenar con la mínima cantidad de agua indispensable procedente de la regeneración o del freático, siempre que, en este último caso, se compruebe, mediante una evaluación hidrogeológica que no supone una reducción de la disponibilidad de agua por en el abastecimiento domiciliario.

Medidas de impacto directo en Cataluña

Estas son las medidas que tienen un impacto directo en el día a día de la ciudadanía en relación a las piscinas e instalaciones deportivas:

  • Se prohíbe el llenado total o parcial de todo tipo de piscinas. En la fase de emergencia I y II se exceptúa en los siguientes casos: (1) las piscinas cubiertas inscritas en el censo de equipamientos deportivos de la Generalitat y las piscinas descubiertas de uso para la práctica deportiva federada que cuenten con un sistema de recirculación del agua pueden ser rellenadas parcialmente. En caso de llegar a la fase de emergencia II se tendrán que cerrar las duchas de los equipamientos; (2) se permite el llenado y rellenado de las piscinas de uso terapéutico ubicadas en hospitales, residencias y centros de educación especial, y centros de la Red de Servicios Sociales de Atención Pública, así como en piscinas destinadas al baño de personas que disponen de una evaluación del grado de discapacidad en la que consta que sufren alteraciones de la conducta; y (3) en cuanto a las piscinas con agua de mar, se puede llenar total o parcialmente siempre que se llenen y se vacíen sin conexión a las redes de abastecimiento ni saneamiento.
  • Se prohíbe la utilización de duchas y de instalaciones para la limpieza de pies en las playas y la celebración de actos lúdicos, públicos o privados, que comporten la utilización de agua susceptible de ser apta para el consumo humano, como ahora las pistas de hielo temporales o de uso lúdico, las fiestas de la espuma, los juegos de agua o similares.
  • En caso de llegar a la fase de emergencia III se prohibirá la utilización de las duchas de las instalaciones deportivas. Las administraciones locales, a través de sus planes de emergencia, pueden establecer limitaciones y prohibiciones adicionales al uso del agua en instalaciones deportivas, públicas/privadas y en espacios lúdicos.
  • Se permite regar los campos deportivos de césped natural si se utiliza agua regenerada o aguas freáticas que no supongan una reducción de la disponibilidad de agua para el abastecimiento domiciliario. Por otra parte, los equipamientos deportivos tendrán que ahorrar un volumen de agua equivalente a la utilizada por el riego mediante la aplicación de medidas adicionales en la misma instalación deportiva. En caso de llegar a la fase de emergencia II los equipamientos deportivos tendrán que cerrar las duchas.

Otras medidas de ahorro

Aparte de las medidas modificadas en el acuerdo del Gobierno, las medidas de ahorro que establece el Plan de Sequía en el escenario de Emergencia son todas las limitaciones de las fases de Alerta y Excepcionalidad con los siguientes añadidos:

  • Reducción del 80% del riego agrícola, del 25% de los consumos de agua de los usuarios industriales y reducción del consumo de agua en usos recreativos (25% en usos asimilables a urbanos y supresión total del riego). En todos estos casos, las dotaciones pueden complementarse con aguas regeneradas procedentes de estación depuradora de aguas residuales, a cargo de la persona usuaria, siempre que exista disponibilidad de caudales.
  • Además, las personas titulares de estos aprovechamientos pueden optar por proponer a la Agencia Catalana del Agua (ACA) un plan de ahorro y se puede resolver un porcentaje de reducción inferior, teniendo en cuenta las particularidades de cada uso, las dotaciones y la eficiencia del suministro en condiciones de normalidad y al grado de afectación o interferencia que las captaciones de las explotaciones suponen para los abastecimientos municipales de su entorno.
  • Las administraciones locales, a través de sus planes de emergencia, pueden establecer limitaciones y prohibiciones adicionales al uso del agua en instalaciones deportivas, públicas/privadas y en espacios lúdicos.
  • Los usuarios no domésticos aplicarán las medidas previstas en los planes de ahorro.
  • Se establece una dotación máxima de 200 litros por habitante y día, que puede descender hasta los 160 en caso de emergencia extrema.
  • Las entidades que prestan el servicio de abastecimiento de agua aplicarán las medidas de sus Planes de Emergencia, que pueden incluir reducciones de presión e incluso la suspensión temporal en la prestación del servicio.
  • El Gobierno podrá establecer, a propuesta de un departamento o entes locales, excepciones puntuales a las limitaciones/prohibiciones por razones de interés público.
Sequía y piscinas - análisis y propuestas desde Cataluña 4

Reacciones sectoriales

Ante este plan, no son pocas la reacciones sectoriales producidas, entre ellas las de la Asociación Española de Profesionales del Sector Piscinas (Asofap) y la de Indescat, el clúster de la industria del deporte de Cataluña, como representantes del sector piscina y deporte respectivamente. Ambas entidades reconocen que la mayor parte de las medidas anunciadas por el Govern sobre las restricciones de agua en el ámbito deportivo son necesarias en el contexto actual de sequía, pero es cierto que algunas generan cierta incertidumbre en su respectivo sector y dudas sobre cómo se tendrán que implementar específicamente.

Para el director general de Asofap, Agustí Ferrer, “el Plan de Sequía de la Generalitat es un plan serio y existe desde hace años, en previsión de tener que gestionar una situación como la que lamentablemente está viviendo en la actualidad Cataluña con el agua. Y ha sido referente para otras administraciones públicas. Este plan catalán de gestión de la sequía afecta a las personas y a todos los sectores económicos que usan agua en su actividad. El primero el sector alimentario. Después la industria, especialmente la que usa agua en su proceso productivo. Y, obviamente, la piscina por ser una instalación de agua. El plan establece muy claramente las restricciones en los diferentes usos. Y en la piscina también. En los escenarios de sequía más graves se prohíbe cualquier llenado, sea total o de reposición. Evidentemente, esto afecta al sector. En primer término, porque entre las personas que quieren construirse una piscina ahora, habrá quien posponga la inversión si no puede llenarla. Y, por lo tanto, serán proyectos que no se realizarán a corto plazo. En cambio, y en segundo lugar, esperamos un aumento de la demanda de asesoramiento en el mantenimiento de la piscina y en la venta de cubiertas para mantener el máximo nivel de agua en la piscina y con la mejor calidad”.

Entre las medidas propuestas de ahorro, Indescat propone crear un sistema de certificación para piscinas que cumplan estándares de sostenibilidad y eficiencia en el uso del agua

Por su parte, el clúster Indescat quiere destacar “la importancia y el impacto social del deporte, que debería ser considerado un servicio esencial, y lo que puede suponer de negativo la aplicación de estas restricciones en todo tipo de instalaciones deportivas. Aun así, también hay que tener presente que las duchas de las instalaciones deportivas son mucho más eficientes, en la mayoría de los casos, que las duchas domésticas; de forma que cerrar las duchas de los equipamientos no supondrá de manera evidente un ahorro global de agua, puesto que el deportista se duchará cuando llegue a casa”.

Aunque estas medidas de la Generalitat afectan a las piscinas, tanto particulares como comunitarias y de uso público, desde Asofap se entiende la postura, si bien no la comparte. “Si somos cabeza de turco es esencialmente por la prensa generalista, que frecuentemente trató y trata estos asuntos de manera demasiado sensacionalista. Hace meses Asofap se reunió con el gobierno catalán y sabemos que conocen que el consumo de agua de las piscinas sobre el agua suministrada apenas supone el 0,5%. Y que, por lo tanto, prohibir el llenado de piscinas tiene un impacto insignificante en términos de ahorro de agua. La patronal hace tiempo que hace divulgación de la realidad de los consumos. Pero la administración no se ha implicado suficiente en combatir esta opinión pública equivocada porque no quiere abrir más frentes de los que ya tiene, y verse atacada mediáticamente de manera sensacionalista. Es una pena. Pero entendemos su actitud, aunque no la compartamos y nos parezca éticamente incorrecta”, declara Agustí Ferrer. Y añade: “Creemos que las restricciones aplicables a las piscinas no son proporcionales a su consumo de agua y así lo transmitimos en su momento. Igualmente, la patronal comprende que en la grave situación de sequía actual que ha comportado severas restricciones al sector alimentario e industria esencial, el sector de la piscina no puede quedar exento a las restricciones. En este punto, lo que sí pedimos es que las restricciones no terminen teniendo un coste-beneficio negativo sobre todo en términos de los beneficios que aportan las piscinas en la salud de las personas y sus relaciones sociales”.

Sequía y piscinas - análisis y propuestas desde Cataluña 2

Propuestas de ahorro

En verano de 2023, con continuadas olas de calor, Asofap ya pidió al gobierno catalán que permitiera llenar las piscinas de uso público por los importantes beneficios que aportan en la salud de las personas y sus relaciones sociales. Y esto se permitió. Ahora, apunta Agustí Ferrer, “en línea con nuestros países homólogos afectados también por la sequía, como Francia o Estados Unidos, ha divulgado ampliamente recomendaciones a los propietarios de piscinas, tales como la básica de no vaciar la piscina a menos que haya una reparación estructural, disponer de una cubierta, automatizar la piscina, disponer de tanque de recuperación para el agua de la limpieza de filtros, tener un sistema de aprovechamiento del agua de lluvia, etc. Y ahora, con la limitación a la reposición de agua en cierto estado de sequía, hacer la recirculación por la parte inferior de la piscina y optimizar el lavado de filtros”.

Por su parte, Indescat hace una serie de propuestas concretas (algunas de las cuales muchos gestores ya están aplicando) como medidas de ahorro para que se puedan implementar a medio y largo plazo en las instalaciones deportivas y en las piscinas, ya sean de uso colectivo o particular:

  • Revisión y actualización de normativas existentes en los siguientes ámbitos:
    – Ajustes de los estándares de renovación de agua en piscinas u otras instalaciones, para permitir ciclos de uso más largos siempre que se garantice la seguridad y la higiene.
    – Establecimiento de sistemas de recogida de agua de lluvia para utilizar en el mantenimiento de las piscinas u otras instalaciones.
    – Implementar sistemas de reciclaje de agua para reutilizar el agua filtrada de todas las instalaciones, y así reducir la necesidad de agua de red.
  • Incentivos fiscales para mejoras ecológicas: promover incentivos fiscales o subvenciones para aquellas instalaciones que implementen tecnologías de ahorro de agua o sistemas de reciclaje.
  • Estándares para nuevas construcciones: promover una normativa que contemple la implementación de sistemas de ahorro de agua en todas las nuevas construcciones de instalaciones deportivas públicas.
  • Certificaciones ecológicas para piscinas: crear un sistema de certificación para piscinas que cumplan con ciertos estándares de sostenibilidad y eficiencia en el uso del agua.

Algunas de las soluciones concretas destinadas a mejorar la eficiencia en el consumo de agua de las instalaciones deportivas son la instalación de contadores para monitorizar el consumo de agua, de detectores de fugas de agua, sistemas de filtración más eficientes, duchas y grifos de bajo caudal, y uso de cubiertas para piscinas, entre otros

El vicepresidente de Indescat y director de Innovación de Fluidra, David Tapias, explica que “la industria del deporte ya hace años que trabaja en la investigación de soluciones para el ahorro y una mejor gestión del agua y otros recursos energéticos, independientemente del contexto actual. Algunas de las soluciones concretas destinadas a mejorar la eficiencia en el consumo de agua de las instalaciones deportivas son la instalación de contadores para monitorizar el consumo de agua, de detectores de fugas de agua, sistemas de filtración más eficientes, duchas y grifos de bajo caudal, y uso de cubiertas para piscinas, entre otros”. Así mismo, el clúster se ha puesto como objetivo urgente la elaboración de un cuadro de mando mínimo, con indicadores detallados, que se pueda compartir entre los gestores a fin de medir de manera exacta los consumos de agua de cada instalación, para poder objetivar después esta compensación. Eso sí, “también queremos insistir que la inmensa mayoría de las organizaciones hace mucho tiempo que están haciendo esfuerzos de ahorro y han hecho las inversiones necesarias para un uso más eficiente del agua en las instalaciones deportivas”, señala David Tapias.

 

¿Una situación ‘contagiosa?

Por ahora, Cataluña parece ser la comunidad más afectada por la sequía, si bien en varias partes del sur de España también existe una carencia hídrica importante. “Si la situación extrema de sequía llega a otros territorios -apunta Agustí Ferrer- seguramente veremos el mismo tipo de restricciones. Y entonces lo previsible es que el sector de la piscina sea uno de los afectados, simplemente porque usa agua, independientemente de que su consumo sea insignificante dentro del total del agua suministrada. Si pasa, Asofap, como siempre, intentará que el impacto negativo al sector sea lo menor posible. Si no existiera Asofap pueden estar seguros que el impacto sería mucho peor, porque el sector profesional no tendría un representante válido con la administración pública”.


Compartir
Publicar un comentario